HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy estoy triste del oleaje de las porcelanas rotas en tu patio. Salpicándome la soledad de los cipreses cuando el río se sacude las aristas y de tus ojos cae cera derretida que se solidifica sobre mis cartas de esas noches tan lejos del mundo. He buscado al amor en el infierno. Ahora voy con su tiritona en fiebres de rosa de jericó cuando hiela en el desierto.  Y a puños de tierra... la alfarería tumba aquellas intenciones cuando se espantan los trenes en tu botella de vino. Nos pelamos los dientes mirando el crepúsculo.... abrazada a ese litigio de etanol.... cuando siempre ha sido muy tarde para ganar algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario