HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy hablé con mi madre... de algo que hacía 8 años que no hablaba. Por alguna razón, cuando aquél viaje del éter.. me llevó al desierto y a la nada, a la muerte de todos mis yoes. Me cerré como amapola de hierro fundido. Me separé de mi madre. Me separé de casi todo.... pero creo que en especial de ella. De su alma. De nuestros nexos. Empecé un camino por la noche, por las rocas, por el polvo, por la alcantarilla. Ayer por la noche, en el ensueño, de forma espontánea... me sentí enviar energia a mi madre. Pensé que jamás lo había hecho. Pensé que ella está separada... de una de sus almas... Yo no puedo con las palabras estructurar... los latidos inefables, o siento que eso los deterioraría. Siento que hay un alma... de la tierra, otra del misterio y la noche, y otra del fulgor y la culminación entre lo etéreo. tal vez haya muchas otras. Y luego tal vez un espíritu, la primera palabra de la luna y la mar.. o qui lo sa. Realmente no importa su exactitud semántica. Es una forma de aproximación, metáforica, para hallar. Una forma.. de generar el rizoma y explorar la cuántica de los umbrales fractálicos. Yo estuve muy vinculada al alma de la noche, del inframundo. Sacrifiqué la de la tierra, la humana. Y perdí algunas criaturas interiores en vete a saber dónde, crucificado de peyote. Y ahora trato de que vuelvan a mi lado. Cuando perdemos el camino... hay zonas de nosotras que se enferman, que se rompen.... que generan resistencias para abrir la conciencia... y se vuelven un monstruo o un vicio y evasión.. o una guerra..., los demonios no existen, es el miedo y la ruptura las que los crea, los demonios señalan el camino y aparecen cuando lo hemos perdido..., aunque lo hacen a través de heridas, zarpazos y espanto. Son metáforas que han tomado a nuestros yoes perdidos y encerrados..... y si nos atrevemos a leerlas y a desnudarlas, encontraremos el mensaje. 
Yo intuía que mi madre había perdido algo muy importante suyo. Había roto la comunicación. Algo muy doloroso en su vida, algo que no se perdonó, que no introspectó ni descubrió sus motivos para volver a gritarlos. Le faltaba un grito de afirmación de ella misma. Porque algo la atormenta y la lleva a la muerte.... Le hablé de migajas de pan de pájaro.... para que vuelva a buscar su camino.... a buscar su casa. Lo hice sigilosamente, sin darle afectación ni prisa, como un juego de ronroneos de gato, como algo medio en broma, medio limón y vino.
Esto no me pasa sólo con ella.  
Hace unos días en el trance, pensé que yo no puedo transformar la energía de nadie, ni ayudar al camino..., hasta que no esté yo del todo entera, hasta que no haya atravesado más lugares de la nada y el candor.... hasta que no pueda controlar del todo a la que a mí me zarandea.. Pero desde que era pequeña, tenía un raro sentimiento de responsabilidad sobre la desgracia de mis padres.  Y de forma innata, me venía el hechizo... un alma curandera.. yo siempre fui jodidamente curandera y celestina, de forma oculta. Pero creo que debo estar sola en estos momentos..... una temporada... debo gestionar mi propio abismo y agujero.....  sin la responsabilidad de ninguna otra vida, de nada ni de nadie.  Todavía hay muchas cosas que no comprendo, que no recuerdo del todo. Y hay que bailar.. jugar mientras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario