HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy soñaba algo no consciente... era un tipo que hacía poesía.. y que iba a dar una especie de concierto en un pueblo muy pequeño al que yo solía ir de niña.. y luego había desaparecido y dejaba pistas por una casa para que lo encontraramos.. dejaba fotografías.. palabras cifradas escondidas... era una casa extraña... allí dentro todos parecíamos unos locos.. cada cual con su locura...  y jugábamos... aparecía una niña que era sobrina de una amiga de entonces, y seguía en mi sueño teniendo 6 años.. luego me desperté, Kavka se movía.. por la ventana todavía era de noche, no sabía bien qué hora era.. me desperté medio ausente... con los ojos medio cerrados... y fui a hacer café...
Ahora empieza un nuevo día. Me ha venido un leve recuerdo de un sueño más profundo y mágico... pero está escondido.
Ayer saltaron los plomos. En la casa ocurre de vez en cuando. Desenchufamos casi todo pero no subían y seguía todo a oscuras. Y a mí me causó mucha alegría.... Cuando era niña amaba esas noches de tormenta donde se iba la luz.. y la casa se volvía otra casa, y había que poner velas.. la gente en la oscuridad se transforma y se hace más bonita y profunda... además al desconectar de los malditos aparatos, se conecta con algo mucho más vehemente y puro... X. dijo que había que llamar al dueño de la casa para que arreglara el asunto. E Y. dijo "si le metemos en ésta casa y ve el panorama nos echa y nos tenemos que buscar otro sitio". A mí eso me causó un ataque de risa. Lo dijo con un tono de bohemia y de abandono y a la vez de simpatía que me llenó de euforia. Luego se arregló al desenchufar la caldera. 
Todo sigue, desobedecido y amante.  El alba acaricia los tambores que esas noches del exilio habían ensuciado en los buques de tu corazón, tapiado de yeso hacia mis lágrimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario