HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Kavka me despertó lamiéndome los pies. Había quitado todas las mantas por la noche.. me desperté en algún momento y sentí mucho calor. Tal vez era por esa especie de pesadillas.  Sólo puedo seguir el camino del fuego. No hay ningún otro. No depende ni siquiera de mí. Incumplirlo sería forzar mi muerte y mi degradación, la momificación y las estatuas del olvido. 
He estado abandonando bastante la escritura.. en esos viajes por las ramas de los árboles y las calles agitadas de hambrienta ginebra y pis de duendes. Pero la escritura es mí hechicería, mi comprensión y gestión de lo abstracto, mi risa, mis ganas de bailar y de seguir, de elegir mis armas y mis besos. Mis tratos de agua y los de arista y piedra.
Ayer hice mucho rato el idiota, buscando por internet libros o espacios que llevaran la mecha que yo quiero sentir crujir los suelos. Pero sólo encontré páginas supersticiosas y hechas desde el ego y desde su estreñimiento.. o desde creencias que sólo llevan a la estupidez. Eso me puso de mala ostia. Me empezó a doler la cabeza al leer tantas sandeces. Creo que hay un método, no reglado, pero es en el camino del ser y de su fuego. Y es indispensable el escepticismo. Porque sin la duda y sin las preguntas de lava y destrucción, se llega a dogmas y quimeras, ya sean racionales o mágicas.... Yo creo en el mundo del éter. Pero a ese mundo no se llega creyendo en duendes y en alienígenas o en Cristo y Buda. Se llega forzando la conciencia hasta que el yo se desintegra y entonces aparecen los gritos y canciones del resplandor. Si empiezas el camino en el dogma y en la ristra de supersticiones, no vas con el conocimiento, vas con las baratijas y el ruido de la feria. Vas encarcelado. Vas esclavizado por la cultura y la otredad. Hay que atravesar el desierto. Hay que estar solos cada gota de mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario