HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

La lluvia a ratos se hace nieve. La niebla navega como un cuajo de inmensidad en la copa de los pinos y la sota de bastos. No me duele el amor perdido. No me duelen ya las heridas de mi historia. Ayer en los bosques.. pensé durante un segundo, para justificar mi oscuridad... que nadie me amaba de aquél modo y eso me había hecho cuarcita.. Y luego me enfadé conmigo.. y me dije "el amor está ahí, tómalo, no andes quejándote y ladruñeando, no andes mendigando estrellas, cógelas, no necesitas que nadie las traiga" Y sentí el amor.. en las hierbas, en la cumbre de las montañas, en el viento navegando metáforas, aguardando que alguien las cante y las bese, para ser infinitas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario