HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Llueve... hay una luz muy débil y sepia. Busco las palabras. Algo se agita en la lejanía... y se entumece cuando tu mirada clava la noche en las viejas flores que han amanecido bajo esos lagos congelados que tu aliento remueve en mis papeles rotos. Todo es enamorado y distante.. del hueco de ceniza acogiéndote donde no importa que crucemos o chupemos las plantas con los pies.. y volemos la salvia donde no ha llegado nadie, ni nosotros podremos llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario