HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me he despertado llena de dudas. Como si fuera una persona muy diferente. Todo ha cambiado y a la vez, hay una sensación de que todo es más real y más profundo, y encaja mejor en mi latido. Una abstracta sensación de un recuerdo gaseante. También una canción de irrealidad mezclándose en las ondas de lo lejano.
Una vez... encontré un músico japonés o chino no lo sé bien, en la Plaza del Grano, en León... yo estaba buscando, de aquella siempre estaba buscando, tal vez estos recuerdos que ahora siento un poco más palpables. Ese hombre, era un músico reconocido y vestía también como vagabundo. He pensado en él estos días. Ese hombre me contó.. que cuando estaba dando un concierto en San Marcos... empezó a ver las ondas de la música salir de él y moverse hacia la gente y veía ondas que salían de la gente y venían hacia él...Yo lo creí con el corazón, pero fui algo escéptica con el pensamiento. Ese hombre me contó que había sentido espíritus muy oscuros allí.. me habló en concreto de una pared.. Yo le dije que aquello se usó de cárcel y hubo muchos crímenes. Y el abrió los ojos y se llenaron de brillo. El otro día con el djembe, yo sentí levemente ondas vibratorias. Las que yo sentí, hacían como un agujero hacia el centro de la tierra.. al inframund y luego salían en cascada vertical hacia arriba. Ese hombre debía tener un nivel de conciencia mucho más elevado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario