HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Mi conexión se ha extrapolado... a no sé qué lugar.... entre la cicatriz del barro.. y la arena disoluta en tu beso de muerto, embriagándome mar y venados. Me he vuelto más líquida... desde que me fui de la montaña. Me concentro peor en los viajes del éter.. y mis visiones se han hecho más difusas... Camino un poco más entre la ceniza, aunque también hay una orilla..... Acá... se sujeta un rostro a mi rostro, el rostro de la supuesta normalidad que debo seguir llevando, el rostro de los vínculos afectivos... del exterior. Eso por un lado, me permite mantener una arquitectura para no perderme del todo en la ayahuaska y explosionar. Pero me debilitad la pureza de la soledad. Me hace entrar en la realidad ordinaria... y caminar acá, un poco fantasmagóricamente.  En la soledad comprendo todo mucho mejor y siento más fuerza. Aquí no pongo tanto en práctica el fuego de esa guerra del espíritu.  Algo de la atmósfera me poseé. Me desvía, y me une con calambres. Es como un lugar entre muertos y pájaros extraviados. La ciudad es un nicho de gusanos hambrientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario