HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

no sé dónde está el verbo... soy atraida por escalofríos que me rozan desde las invisibilidades, me empujan con lo onírico donde no se ha salvado ningún rostro... y en mis labios ninguna boca selló el crepúsculo ni los pájaros anidaron cuerpo ni patria alguna... somos los abandonados de una canción nocturna mascando historias imposibles con las que hilamos orugas al hambre de los árboles quemados.. y hoy todo pierde el viejo sentido, se retuerce en mi sombra el beso de la mar y se mezcla el suicidio y el nacimiento.. en esas sembraderas del rayo sangrando en tu página

No hay comentarios:

Publicar un comentario