HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Recordar aquellos secretos... es dejarlos sonar como ejércitos de fantasmas del vudú de las tinieblas.. es sacarse el corazón y clavarlo en los cuernos de humo de la desaparición. Cruzar el exilio. Sacrificar el futuro entre el futuro de los humanos. Recordar los hechizos del fuego y del aire, que en nuestra infancia eran el primer idioma. Es saltar al vacío. Perder la cabeza... la sombra, la voz... en las fauces asesinas de la noche. Recordar el pentagrama... es comer serpientes y dejarlas anidar en el estómago hasta que nos crezca rabo y antenas. Y de nuestra muerte y el fondo de nuestro espanto salga ese alarido que vuelva a amar todas las estrellas.
Esos recuerdos, todos los tenemos. Cada cual tiene un camino.  Muchos jamás lo buscarán. Aunque sufrirán igual los golpes de los volcanes.  Aquí no hay jerarquía.. nadie es mejor ni peor.. Hay hambre o no del fuego. Hay cuchillos de espíritus de mamut.. o sucias monedas en el opio del suburbio. 
Recordar y acceder. Es dejar revivir al loco que todos tenemos dentro.... con ratas en lugar de ojos... con tambores de absenta y mosquitos dentro de las venas. Es ir a la guerra de ser, como va una bestia, como va el que va a morir ésta noche.  Es jamás censurar las liendres que salen de nuestro recto y nuestra miseria. Darle voz a cada tumba que ya conoce a nuestros huesos. Es ser etanol y ceniza y la nada y la heroina en la vagina de las monjas. Es chupar en la cloaca el piano de la luz. Tragar cada uno de nuestros muertos.. cuando el cielo escupe los barcos de lo desconocido. Es morir. Y haber sido la mano que apretó el gatillo. Y es amar... como ama la mar y la inexistencia.

Me he puesto tal vez algo absolutista de mis gritos. Tal vez hay otros caminos que no bajan al infierno. No lo puedo saber. Yo siempre bajé. Los pajaritos y las canciones desaparecieron cuando tenía 5 años. No creo que se pueda llegar sin el sufrimiento. No creo que se pueda sentir sin haber sentido a los asesinados envenenarnos con su llanto y destruir nuestros rostros y nuestra vida en la sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario