HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Se ha roto la pared. Las amapolas amamantan el viejo ritual... de esos gusanos entre los dedos haciendo señas a la lluvia. Cuando dentro de los manicomios y de las prisiones. se decide clandestinamente... la yugular donde hundirá sus mandíbulas el lobo blanco.
Ellos nunca se atrevieron a entrar. Se llenaron de armaduras y de inyecciones, de esposas y de cadáveres hijos de sus muertos. Que detrás de su espejo... habían tocado esa perturbante canción que enredaba serpientes en sus pechos, mientras se llenaban de monedas sus sucias conciencias.
Que nunca te apiades de un loco.... tú que nunca has oido. Que no mires por encima del hombro, al vagabundo, al sucio y despedazado. Que no reces sobre el enfermo ni la prostituta ni el miserable. Porque ellos en medio del abismo poseén los barcos y las sinfonolas. En cambio a ti, cuando te toque la muerte... te comerán los buitres. Y no quedará de tu sucio reino de capital y burguesía, ni las flores de plástico sobre tus cementerios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario