HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Sea lo que sea. Que la muerte nos pille incendiando el vecindario. Asaltando los capós de los coches con aves de nitroglicerina. Jugando al ajedrez con los abismos y los puercoespín.
Que folles con tus demonios. Que le hagas la cama a los muertos que no te dejan dormir y los mullas en tus brazos, con astros de infinito. Que no le temas a nada. Que no sea casualidad el orgasmo arrancando los suelos, mezclando en los avellanos las cicatrices de tierra, tus ojos abiertos como espadas en la noche. Hemos venido aquí a bailar. Todo lo otro es inútil. Toca los tambores... para abrir la puerta de tu tumba. Y cuando haya que entrar... que sea una orgia de setas y lunas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario