HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Soñaba algo más difuso... le daba pan a alguien que lo necesitaba... y salían pájaros de los cachos de miga desmigada. Necesito volver a escribir... aunque ya no tenga tanta necesidad como antes... Las metáforas ejercen la sonoridad que queda en mi residuo sobre el vacío y el fuego, sobre lo que amo y lo que se escapa. El tiempo que dedico... al Silencio.. ha de retornar sobre la palabra.. La escritura es lo que forma en mí la comprensión, el camino, aunque haya zonas donde ella no llega cuando me muevo sobre esas oquedades que flotan en el abandono a la belleza y al olvido. Ya no tengo los mismos sentimientos humanos, ante el desarraigo y el amor y sus balas. Ya no tengo melancolía. Ya no hay ninguna tumba que escribe con algas esas fechas en el suicidado sol que te persigue desde la sombra de la casa que se hunde. Y eso manipula mi poesía. Durante tiempo escribí sobre la indigencia acorralada de un amor derretido en un cuchillo. Sobre mi despertencia y contra el civismo. Y ahora sigo en el mismo sitio que antes, pero hay una vuelta de tuerca que acerca la mar, 200kilómetros. Se empobrece enamorada en las líneas de la mano y avanza ronquidos de lago evaporado cuando tu invierno hace la colada entre los lírios y la nieve. Y da igual cuándo llegamos tarde para subirte la fe... entre esos purgatorios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario