HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Soñaba un brebaje que se hacía con huevos de rana y algo más y que lavaba a las personas de todas las impurezas y verbos y les hacía llegar a lo esencial.. había una tribu que lo preparaba. Todavía estoy medio dormida.... lejos. Ya no sé bien quién soy. Cuando estoy sola en la montaña como se destruye el vínculo social, se agranda la brecha del verbo efervescente y todo salta al vacío de los juncos y de las llamas. Yo me hago una pregunta que nadie ha hecho y que no quiero responder. Esta espiritualidad que me ha dado hace un mes, me arranca con mucha más fuerza de lo que estaba bajo mi control. Yo tenía una rutina entre la escritura y el olvido, la deriva, la ausencia, el amor agujereado y la fe del callejón. Ahora deambulo sobre otro lugar.. que también pertenece a la deriva, pero ya no tiene un cuerpo sólido con el que empapar el vino. Hay una carencia... que es el espejo... el espejo de la otredad donde brillar el amor y el camino de los que erran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario