HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Tengo que recordar. Algo que en mí.. hizo alguna promesa... algo en el cubismo de la selva bajo el papel de lija de un corazón roto. Algo que me sopló, cuando todo caía despedazado. Aquellos ojos que me atravesaron cuando todo desfallecía. Algo que alguna vez, ocupó mi voz y mi corazón, libre.
Mi vida en la tierra.. estuvo llena de presidios y de sangre derramada desde el grito de las cicutas. Y aún así, fue hermosa. Alguna vez quise arrancar mi propia vida y dársela para siempre al olvido. Pero algo me unió a la música. De las desventuras, metamorfosis y violencias, equivocaciones ebrias de locura y corazón imposible, de la soledad rompiendo mis ventanas, tirándome encima pesados muertos. Del haber vivido lo extraordinario.. y haber acabado con todo en una tumba. Pero luego regresar. Creer en los lobos y en la luna llena. Creer en los arlequines pobres, hijos del sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario