HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Todavía es de noche... pero ya se oye cantar a un pájaro. Ésta noche tuve sueños extraños, sobre brujería... yo mantenía una bola de energía en mis manos.. y lograba controlar no sé qué que usaba desde mi cuerpo en la proyección de lo que me rodeaba.. También soñé con hierbas.... Y me desperté preocupada porque el perro tosió... no sé si le quedó algo clavado en algún lugar.. anoche también tosió.... Y yo me pongo efervescente al pensar que puede estar enfermo.
La luna está haciéndose más pequeña y brilla en medio del cielo como una espiga de viento tan lejos de ti.
Cada vez me es más raro pensar quién soy. Todo se agita abrazado por metáforas que el tiempo también desterró cuando flaqueabas en medio del camino, un fin, chapoteando los rayos de luna es una postal llena de hambre, con ese pueblo dibujado en las orquídeas quemadas de tus indecisiones... llenando de lágrimas mi patio cuando esperaba el frío. Y alcé el hueco de mis manos... en tus callejuelas de adiós dentro de los barcos de lava.. con esos pájaros llenando el cielo de estelas entre nuestras tristezas y ese blues de pinchos en medio de ninguna parta haciéndote sangrar la noche en la que yacimos demasiado lejos para alcanzar las palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario