HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Todavía estoy llegando aquí. Tengo algo de ruido.. en mi sombra.. de haber estado con personas y en la ciudad. Algo un poco violento, transversal de la silente de manzana quemada cuando el nidal acolcha en tus manos vacías esa gota de fuego. Algo herido de una preocupación política en ese aspecto del peso de la tierra y la sangre de los negrillos. Del agujero del huracán, pidiéndome algo que yo no tengo y golpeándome con el cierzo donde de tus ojos vuelven a caer esos peces que bandean en el horizonte los cuernos del mamut cantando en tu nervio las noches de lo desconocido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario