HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Todavía todo va despacio. Yo aún no estoy muy despierta. Todo es confuso y enamorado.. cenizo de barandillas al lado del mar llenas de herrumbre y de huellas de manos que fueron allí a perderlo todo. No sé quién soy. Las nociones son abstractas. La certeza de una identidad suele estar sujeta a demasiadas prisiones. Ella misma también es su carcelero.. Ahora vago... entre metáforas. La búsqueda espiritual no sé si es honesta, cuando se pretende el hallazgo, porque tal vez esa prentensión manipula las percepciones y lo llena todo de quimeras. La nada tiene un importante carga de cuerpo y de voz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario