HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Tuve muchos sueños. Al principio creía que estaba despierta... estaba en casa y todo era muy cotidiano... yo estaba haciendo algo raro con unos teléfonos viejos que había allí y había un aparato que provocaba visiones de valles y ríos y montañas hermosísimas.. yo estaba medio entrando en trance, cuando llegó un hombre muy extraño, al que no le vi el rostro y me preguntó ¿no tienes prisa? Y entonces yo reaccioné, aunque de forma extraña, tardé un tiempo en darme cuenta.. yo creía que estaba despierta y ese hombre me puso paranoica, pensé que no era humano, que era un aliado.... al salir, mi padre lloraba... y me contó algo de lo que había pasado, pero yo no entendía muy bien sus palabras... le dije ¿murió tu hermano? y él dijo que no, y luego él y mi madre, lloraban, porque a mi hermano le había pasado algo con no sé qué ovejas conduciendo, y a mí no me habían querido asustar, yo les dije "pero no ha muerto, no hay que preocuparse tanto"... esa es la primera parte... luego, me di cuenta de que esto era un sueño... algo más pasó..que no recuerdo
empecé a tratar de buscarme las manos... empecé a buscar el control... y ponía de frente mi mano, pero sólo veía energía... hay partes que no recuerdo...
en un momento yo iba con mi padre y él se puso a toser y a enfermar, yo traté de curarlo, aprovechando que estaba soñando descubrir cómo... luego mi padre y yo llegamos a un lago.. y allí había un hombre que nos quería matar.. mi padre fue hacia él para defendernos pero le alcanzó uno de esos puñales, eran como hachas negras... yo fui hacia ese hombre y lo maté... luego no sé qué pasó exactamente, yo salí con mi padre, y ese hombre iba en una cama de hospital cubierto por sábanas, yo conté una media mentira para que no nos inculparan de nada
y luego... algo muy hermoso.. había una cigüeña... que vino agresiva volando hacia mí, era muy grande... yo traté de enfrentarla y amarla aunque tenía algo de temor, y me arrodillé y cerré mis ojos y abrí las manos... y acaricié la pata de la cigüeña....la apreté como un saludo...y de pronto empecé a volar.... con una mano extendida, porque algo me ayudaba a volar... y creía que iba de mano de la cigueña, pero al abrir los ojos era Kavka el que volaba conmigo... y luego no sé qué pasó...
yo trataba de controlar el vuelo y ser dueña de ello.... pero tenía encima de los hombros a una criatura que me pesaba mucho... y quise sacarla de mí... yo estaba en un lugar de la nada.. no veía casi nada, así que forcé la visión para que apareciera una piedra, la piedra estaba en una acantilado... y quería dejar allí ese peso y que él volara por su cuenta.. y ya no recuerdo más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario