HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Tuve varios sueños.. el más bonito... era uno en el que tocaba el tambor y conectaba con los lobos, aprendía de verdad a tocar el tambor en mi sueño...y ocurría la magia.
Otro... el último... yo venía por un lado, por un viaje largo y creo que estaba mi madre.. y luego había dos policías que me paraban y yo desconfiaba de ellos, pero en lugar de haber pelea como en todos los sueños en los que aparece la policía, me hacían un prueba cardiaca.. tomándome las pulsaciones...y me dijeron que casi no tenía pulso, que estaba casi muerta y que así no podía continuar y algo de insuficiencia cardiaca.. yo no les creí y pensé que querían meterme miedo de forma oscura para debilitarme... e impedir que llegara a mi camino..
Y el segundo sueño... tenía qué ver con la poesía.. yo iba con unos poetas a tomar vino... pero en el bar me dijeron que a partir de las diez no servían alcohol, pero a otra persona sí le habían dado, por favoritismo y amistad, y yo me enfadé, y no sé cómo les saqué una botella de ginebra y me la eché en el vaso de forma muy animal y soez... y luego bebí demasiado.. y sentía que perdía mis capacidades, interpreté ese sueño, por otras escenas también más difusas...  que debo seguir cuidando mi poesía... y no pasarme con el alcohol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario