HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Vengo de la noche y los prados. Unos viajes interiores que me han dado algo de lo que no me apetece hablar ahora, pero me he dado cuenta que he vivido sin una parte de mí, y ahora que vuelvo a mirar con esos ojos animales, vuelvo a sentirme de forma más profunda y ardiente. Vuelvo a sentir el escalofrío al tocar la tierra. Vuelvo a reconocer mi espíritu. Hoy no quiero escribir sobre lo que he vivido porque temo que las palabras lo desfiguren. Necesito introspectarlo aún.

No hay comentarios:

Publicar un comentario