HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Vengo exausta. Cuando ya estábamos llegando a casa, al cruzar el puente, el perro iba muy pegado al extremo y yo le llamé por si acaso resbalaba, y resbaló, el puente está lleno de barro y de charcos.. y se cayó en plomo al río, unos dos metros... yo bajé corriendo, y al perro lo arrastraba la corriente... y todo pasó muy rápido me metí al río y lo saqué en brazos. En una especie de cascada-presa.. se quedó resistiendo la corriente y allí lo agarré. Por un instante pensé que se lo iba a llevar el río y que no lo volvería a ver. Me latió el corazón como la nitroglicerina. Luego lo posé un instante en la tierra.. para recuperar el aliento... pensaba que podría haberse roto una pata o qué sé yo.. pero salió corriendo por su propio pie... y completamente sano. Aún así lo llevé luego en brazos al cruzar el puente. Al llegar a casa lo sequé con una toalla. Y luego me quité la ropa. Es curioso como en los momentos de urgencia, no se nota para nada el frío ni nada, la adrenalina nos hace actuar como la pólvora.  No resbalé en ninguna piedra... y cargué al perro que pesará 25 kilos contracorriente sintiéndome completamente ligera.  Al llegar a casa me empezó a doler la garganta y como un deseo de toser.. así que me he echo un infusión con miel. Un día de estos tengo que dejar el tabaco. Le di comida especial a Kavka. Y él jugaba, me lamía, y lo agarré entre mis manos.. y al ver sus ojos, me entró una carcajada y le dije "qué loco estás Kavka"
Antes de esto ya no me acuerdo demasiado... estuvimos en el monte.. estuve cantando sonidos vocales... echada en la hierba con el perro. Hice algunas fotos. Las cámaras son acuáticas y no se estropearon. También me hizo enervantemente feliz, sentir a Kavka, a salvo, vivo.. completamente sano... por un segundo pensé que lo iba a perder para siempre. Ahora debería de ducharme. Como estaba algo exausta al llegar a casa... y primero sequé al perro... me desnudé y anduve desnuda por la casa.. mientras hacía una infusión y me sequé al viento... tenía calor, todavía tengo calor... es la adrenalina que se siente cuando corre peligro un ser amado.






No hay comentarios:

Publicar un comentario