HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Voy a esperar un rato para salir... y así pillar la noche... se siente algo muy mágico en la noche, entre los chopos y el río. Con las farolas del pueblo lejos. Con la sensación de adentrarse en un viaje de peyote y de escalofríos. A ratos, un temor irracional y flotante y a ratos la euforia y la belleza,  o el silencio y la paz zen.
Tengo qué averiguar quién soy. Creo que mis criaturas internas han dejado migajas por viejos senderos, algunos que se han vuelto medio inaccesibles, por culpa de estados diferentes de conciencia. Creo que hay muchos planos en la identidad. Diferentes dimensiones, en la memoria, en el amor y en los tratos con el vacío y con el abismo, o la luz. 
Hay zonas violentas y guerreras. Hay otras terriblemente amorosas e inofensivas. Hay otras medio materia inerte. Otras de la vergüenza y la oscuridad, el vicio, el ego, el ansia de ser dios. 
Otra que se creen jesucristo y otras un puercoespin y una bruja. Otras perrunas y marineras. Otras paloma tísica de la paz y oruga entre los floripondios.
Hay zonas de la identidad que sólo se activan con la comunicación con los humanos. Y que no existen para nada ni en la formulación del pensamiento, ni en el camino del destino y del espíritu en la soledad. Y también al contrario, hay zonas de la soledad que desaparecen cuando hay humanos. Todo esto hace que mi identidad me sea un teatro.  Algo amorfo y versatil. Algo de muy díficil arreglo respecto al sentido y a la fidelidad. 
No sé cómo se sienten otros con respecto a sí mismos. Rara vez habla la gente de eso. Yo las veces que he hablado de la meta-identidad, he recibido la mayor parte de las veces, silencio y la sensación de incomodidad en los otros.
Yo he tenido metamorfosis. He tenido brotes psicóticos. He vivido muchas viajes por estados alterados de conciencia. Y eso me ha provocado dentro, un río del olvido, un agujero del árbol, una fuente etérea del misterio.. y no siempre me es asimilable mi propia experiencia. No siempre me siento desde el todo. Porque el todo, a veces es un viaje cubista de ayahuaska. Acceder es Soñar. 
Por eso entre otras cosas me cuesta tanto... ser y sentirme de verdad yo misma con otras personas. Por eso he escrito tanto sobre la desrrealización, el teatro social, la guerra entre el lobo y el humano. Por eso nunca he amado plenamente a un hombre. Cuando lo amaba mi éter y mi espíritu, mi yo humano se volvía loco, incapaz a tocar su mano. Y cuando lo amaba mi yo mundano, el gozo, y los bares, el sexo, mi espíritu jamás se vinculaba a un sentimiento de amor verdadero y yo me volvía infiel y cínica. 
y ahora me importa una mierda..... tal vez a todos les pasa lo que a mí... pero muchoss no se lo dicen en voz alta, viven divididos... y son felices así.... la división de la conciencia y sus gritos sordomudos la llaman identidad y sentido común, y luego los esquizofrénicos somos nosotros...

No hay comentarios:

Publicar un comentario