HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Voy a ir al monte ahora. El cielo está completamente azul. Hoy voy a llevar el djembé pequeño... el otro pesa la ostia para andar cargándolo. Me pone contenta el sol. Me pone contenta el olor de las ramas desnudas del peral, invernadas en el corazón de los cuervos. Lo extraordinario está dentro de nuestra percepción, corre por las venas como un volcán desbocado.. hay que querer encontrarlo y hay que atraverse a morir por ello. Porque sino no se puede Ver. Siempre seremos unos locos para el 99% de la población, en cambio todos los animales y hierbas, nos creen y nos aman por ello. La luna tiene las mismas razones y la misma lágrima en sus ausentes manos.  Es muy triste esperar al cielo una vez que se están criando malvas. Al cielo hay que tenerlo ahora. Una vez muertos ya no servirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario