HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Voy a ir al monte...necesito moverme.. el viento, la naturaleza... la conexión. La nieve es una vibración que me vincula con algo primitivo y enamorado de quién sabe qué ballena que crujió en mi boca la profundidad invisible.
Tengo que traernos otra vez a mi pecho y a mi paso. Nos necesito juntas. Nos necesito en el mismo copo de nieve, vibrando la salvia y la noche. Yo nos separé, pero no del todo. Una metáfora nos unía en el Soñar. Ahora ha vuelto a entrar un aire mágico por la ventana sin paredes. No sé si algo en mí lo llamó, o ese aire me llamó a mí. Tal vez ocurrieron las dos cosas a la vez.  Tengo que seguirlo, pero tengo también que tener mi corazón en la tierra. Por eso nos necesito a todas.. para no perder la lucidez.. para no pulverizarme, para no ser presa de mi historia, ni de las quimeras, para curarme, para latir la vida desde todas sus grutas y orillas, para poder entrar en la nada y no desaparecer en ella. para hablar con los lobos y con los cacuis. Para que mi espíritu vuelva a la huella sobre el suelo. Necesito unir las memorias y el latido. No es momento ya de los homicidios de la mariposa ni de la cucaracha de Kafka. Eso ya fue, y era urgente y necesario, para vibrar el éter. Pero ahora es el encuentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario