HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Voy a la nieve. A jugar. A vivir. A amar. Perra con el perro,nieve con la nieve, hijos de estrellas y de tambores. La verdad, no es jamás una doctrina. Su idioma no es la palabra. No se llega siendo un seguidor, se llega siendo el polvo y el aire. La verdad es música. Las palabras sólo pueden acercarse, si son metafóricas.... pero ellas no pueden entrar. Las filosóficas, las de la prosa, las que enseñan en los libros de la escuela, son jaulas que nos condenan a lo binario y a la ceguera.  A la verdad se llega tocando el tambor y echándose a volar. Teniendo orgasmos con la belleza inerte e inabarcable. Y hablando como una oruga y mazapán con la muerte, al violín de lo incognoscible. Al fervor de las llamas, el HUECO.. y la vibración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario