HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Vuelvo a un lugar parecido al de mi infancia. Un lugar irracional y flotante, donde no comprendo lo que pertenece a otras personas, todo me es de la roca y del fuego, todo se alza sobre un instante incrédulo y voraz que en algún momento girará 180º y acabará con todo. Vuelvo a sentirme armadillo y heces de murciélago guardando los secretos de los primitivos animales muertos.. donde el barro es el corazón y los tambores son las piernas que avanzan río arriba hacia el beso del infinito y de la nada.  Me son extrañas todas las cosas y seres que se cruzan en mi certidumbre de la duda y de la distancia. Son juegos de peonza en una vertical hollinando letras de alga para coagular tu heridad donde se navegue sobre las nubes o debajo de las tumbas.  La melancolía ya no es ese alambique codiciando el vino que quedó en los vasos.. cuando ya cerraron el bar y se abrió el útero de las brujas cuando sangra la luna tantos futuros perdidos. 
Da igual que las metáforas formen un poema, o un edificio derribado. Da igual que al mirar los ojos de un gato.. oigas roncar la mar... o cerrarse la puerta de salida. Todo es más complejo. Por lo tanto más irracional y menos asible a la idea de tener una idea.  Hay una música que también resuena, cuando para sacarte el peso y la llaga de la tierra..te metes en un rincón y lloras zapatos de tacón y metales entre botellas de ginebra. A la música le da igual que sea la tragedia o la esperanza. La música no se mueve en los hilos que nuestra necesidad. Ir, donde va la sintonía, es estar dispuesto a pegarse un tiro y romper todos los espejos.... o drenar arena mojada de la hambruna de los sapos cuando están matando tantas hierbas esas putas carreteras y condenan a tu camino, a usar monedas en el burdel, abrir la mano con un DNI clavado por cementerio donde gritas y tu voz no llega a ninguna parte. Eres un ticket con posibilidad de devolución en los tratos del aqueronte y la puta que te llevó a una pila bautismal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario