HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ya ha amanecido del todo. Me siento flotante... anoche tuve un ensueño... y llegué algunas conclusiones importantes... llegué a un lugar donde yo no era nadie... donde mis mayores preocupaciones de mi yo humano, cruzaban un lugar y se entregaban a otro sol. Porque se sabían, sólo un pedacito de mí. También sentí un quiebro... en mis antiguos modos de lucha, del subconsciente del fuego, una comprensión que entendí allí,  pero de la que no tengo aún las palabras. Todo eso me causó un profundo cansancio. Y me dormí... sin mantener el ensueño. Aunque tuve algunas visiones... unas zarzas, una selva por la noche. Me di cuenta también que algunas de las visiones que tuve en estos días de atrás, eran provocadas por mi yo, y no eran del todo de fiar. Aunque eran murmuros que me ayudaban a caminar.
También sentí una rara avalancha hacia la muerte... como si quisiera que me llevara y descubrir sus secretos....y un ataque de vanidad como si yo fuera más que ella, aunque me di cuenta enseguida de esa osadía delirante...  y recordé ese ensueño donde me metí en mi cuerpo muerto, y sentí abrir los ojos de mi propio cadáver. Pensé "yo ya he estado muerta" Y tuve un instinto kamikace de ir allí. Aunque luego me dio temor y pensé que estaba demasiado débil para seguir.

Lo he escrito sin un órden.No soy capaz todavía a recordar el órden de los ensueños. Cuando me pongo a escribir van apareciéndome sus recuerdos, pero no del modo en el que se sucedieron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario