HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ya ha amanecido. El cielo está nublado... y hay un soplo de niebla que se marcha. El perro duerme en el sillón... se despierta con legañas y yo se las quito con la yema de mis dedos. Al Thor también se las quitaba... el Thor tenía muchas porque tenía un ojo muerto.  Todo empieza silencioso, enamorado del horizonte discontinuo que te habla en murmullos cuando nada es nuestro ni jamás lo será. Hay que vivir con humildad como los animales. Después de todo, nada de lo que nosotros hagamos o pensemos, valdrá para nada, somos viento. La sociedad está muy envenenada, por el sentimiento de utilidad, de competencia, de ganancia, de ego, de propiedad robada a la tierra y sus animales y al resto de la humanidad, está llena de violencia y de productos transgénicos y cerebros transgénicos religiosos del poder económico. De cientos de oficios y administraciones e instituciones y leyes que no sirven para nada, más que para llenarlo todo de prisiones y matar a la vida. En las escuelas no se accede al conocimiento, se accede a la sumisión de la mierda de la cultura y el encarrilamiento a su futuro de la tierra-es-plana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario