HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Yo ya no quiero nada de la sociedad. Quiero llevar mi vida, a un huerto, a quitarme el frío con leñas que recoja del bosque, a cocinar sobre el fuego, en un agujero en la tierra. Y hablar con los pájaros y las serpientes.  Quitarme el rollo de internet, de la electricidad, de la memoria del s.XXI y vivir con las comadrejas y con los peces. Ya me da igual todo lo que supuestamente es mío. Todo eso sólo era polvo y humo.  No se puede vivir sino se mueven de sitio las semillas y se manchan con tierra las manos y la palabra. No se puede vivir dentro del sistema en paz con el espíritu. Si vives dentro has prostituido tu alma, de una o de otra manera, estás siendo, ladrón de lo que es tuyo y del viento. Ganarse el pan, es hacer tratos con el trigo y no con el patrón ni con las cuentas corrientes. Esa es la esclavitud de los pueblos de hoy, la de siempre, la que mantiene encima a los parásitos y criminales enfermos de avaricia y de poder.... Yo no tenía absolutamente nada que darle a ninguna empresa. Y las pocas veces que lo intenté me despidieron a los dos días. Por eso soy vagabunda. Lo que le debo, se lo debo a la tierra, a la naturaleza, y he de devolverlo, sembrando... para ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario