HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Dentro de un rato.. iré al monte con el perro.  Antes tengo que ducharme... cambiarme de ropa, ponerme un vestido... sentir que la mar me llama en la abrasión de mis olvidadas y de mis hijas de la tiniebla. Debo caminar hacia el silencio de mi entrega a los chopos. Debo buscar el amor en los golpes entre mis metáforas y el espacio vacío del cosmos. Y entregarme a lo que verdaderamente ha estado siempre conmigo.... y a lo que habla desde lo Incognoscible... y olvidarme del todo de la redención entre humanos. Y sé que algo en mi entraña ha deseado demasiado.. el amor, porque nunca lo he conocido de verdad. Y es en esa entraña donde debo sustituirlo por el silencio de la Luna. He de llevar mi deseo al misterio de la naturaleza y del Infinito... y no a los burdeles humanos. Sólo yo podré entre mis soledades y mis seres de ceniza y de mar, hallar la plenitud y volver a la risa de las hierbas y el esplendor del agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario