HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Está nevando suave. Como si llegara la nieve de muy lejos y al rozar el pasto se desintegrara junto a tu voz en mi periferia. Tengo un poco de sueño... y quiero llevar mi pensamiento a la ventana del vacío, abandonar el cuerpo como si estuviera sobre las olas. Beber de nuevo el jazz deslizado de tu grito donde no importa dónde estemos ni lo que vayamos a hacer con las dudas del vientro entre las zarzas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario