HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ésta vuelta de tuerca en la metonimia, la tengo que provocar sobre todo lo que forma parte de mi vida y también sobre lo que nunca estuvo.  Eso me ayudará a trascender a mi propia historia, sus naufragios y sus paraisos transgénicos.  Me posicionará en el éter, respecto a mi raíz y a mi instinto, y en el éter, en lugar de un futuro entre los humanos.  Esto me ayudará a soportar la muerte de mis seres queridos y a tomar la mía como un vuelo cuando sea el momento.  Esto renacerá la noche de Alicia, en mis suelos rotos y en mi infierno. Esto es lo que siempre ha latido en mi pecho cuando sentí la belleza y cuando fui feliz y me sentí fuerte y armada ante el horizonte y la deriva.  
Y hará que la serpiente de la metáfora se reproduzca en la libertad del desierto y el amor del Infinito. 
Ya no iré por ahí, como la caida, ni como el accidente de mi exilio y mi distancia. Ya no me sentiré sola. Ya no alimentaré el espanto. Ni sufriré los rollos de los humanos, ni en mi tijera ni en mi tinta.  Ya no iré a los cabaret con mis ardides de puta a tomar prestado el alcohol ni el piano, ni a vender en mi deseo, el vínculo con un ser humano en los prostíbulos de las necesidades del hambre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario