HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

 He estado en el patio con el perro... y la luz del sol.. penetrando las hierbas, sombreando entre los árboles tus islas hundidas... la vida crepita su anarquía en cada segundo. Aunque a veces estamos jodidamente dentro de una historia que no nos permite ver. Todo camina descalzo, en una flor de lava, percute la pérdida y se va a otro sitio a cortar la cuerdaa y pedir a la mar. Con ese hueco sólido en la inquietud de tus labios dentro de la ginebra. Y el réquiem inacabado entrando sin permiso en tu habitación llenándote de dibujos los tratos con la nada, cuando en ese fondo oscuro los dos salimos a flote, sin apenas nada para exteriorizar el significado que taladró el infinito y esa conmoción cuando se destruye el yo y lo que sigue son los hilos invisibles de un sueño lejano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario