HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ha salido el sol entre las nubes. Algo en mí arde, de impaciencia, y debe refrenarme, debo, ahuecar junto al hueco.... el suspiro de los leones. Debo aprender a dejar esa carga, en el sigseo de los pájaros, penetrando en la tierra la humedad de la luna en ese vagina-madre. Debo enviarla a la bodega de sangre de roble y que repose en la nocturnidad del crepúsculo bajo la quilla de la barca como pretecho de tus pupilas incendiadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario