HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado con el perro... y en otras historias que cada vez están más dentro de una alegoría etérea que juega y canta el monzón cuando la noche sacude esos pleitos que el fondo de la mar recoge y extiende en tu espalda cuando boca abajo inhalas la belleza del exilio. Llevo bien lo de dejar de fumar, porque estoy dejando de fumar con el cigarrillo en la mano. Hablo con el humo.. y trato de fumar del revés a cómo antes fumaba, respetando a la planta, y aunque nada tiene qué ver éste tabaco con el que fumaban los indios... siento que es algo vivo. Me tomo a los cigarrillos como seres vivos que mueven de sitio mi sed y mi prisión. Fumo sin tragar el humo cuando no soporto mi grito. Y voy por el bosque con el cigarrillo como si fuera una conexión con los espíritus, con mi muerte, y con mi sueño y trato de Amar y agotar mi sombra....

No hay comentarios:

Publicar un comentario