HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado en el río... durante un rato sentí un llanto, como si viera correr mis mil y una historias en la corriente... yo no suelo llorar, mi reacción primera ante el dolor, es la coraza del verso y la nocturnidad del camino... por eso esos instantes me son excepción y son musicales y reparadores.. como si el corazón respirara en sus presidios... y yo seguía mirando al río mientras lloraba en plan solemne y sentimental.... y a mi lado Kavka estaba fozando en el barro... y eso me provocó un extraño ataque de risa y de alegría... porque el perro lo hacía mecánicamente, muy rápido, y eso me dio la idea como de un bucle metafisico donde Kavka era un anacoluto y una rara llave... por un lado pasaban mis zozobras con la constancia del moviento infinito del río... y el perro sacaba tierra con sus patas y masticaba el pozo. Y empezó a parecerme todo surrealista y bello. Mi quebranto dejó de parecermelo al sentirme desbancada en las preocupaciones del perro...y porque pasé de llorar a reir, en un parpadeo. Y fue un tipo de risa que se me contagió como aquellas de la marihuana... y mientras reía Kavka seguía fozando la tierra, luego lo quité del hoyo porque si no podía parar de reir. Me lavé la cara en el río. Y nos fuimos a otro lugar... 
Allí  sentí cosas muy hermosas y muy díficiles de explicar. Me tumbé en la hierba y empecé a sentir como llegadas de diferentes dimensiones... en esa belleza de los chopos y el monte y la perspectiva de hormiga, sentí que cambiaban los colores y el tiempo y algo de mi espíritu regresaba a mi cuerpo, algo que había perdido. Luego también me mareé y me sentí enferma, como si la muerte estuviera al lado mío.... Y luego me levanté y me forcé a tomar fuerzas y ganas para cruzar los abismos que vendrán. No cansarme todavía......... Sentí tan bellos los prados... tan incendiario el cielo con esos rayos esdrújulos entre las nubes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario