HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado en la naturaleza... y me he sentido conectada con la atmósfera inefable de mi espíritu, aunque el canto fuera obscuro. He viajado a lugares muy sanguíneos y a una especie de reconocimiento en el rostro imposible de los árboles. He sentigo algo también muy bello, entre los andenes del exilio, como si desde hace siglos hubiera vuelto a ese lugar a desnudar los tambores y los precipicios de la soledad. Y algo mucho más allá de mí, me hubiera amado y durante un segundo lo comprendiera todo, para luego volver a olvidarlo y seguir esos caminos de pájaro extraviado.
He estado a punto de dormirme en la hierba. Tuve una visión... como de precipicios colocados de forma imposible en relación al espacio. Como si el arriba y el abajo fuera una broma. Como si mi veneno y mi luz, tocara una rara armónica para el corazón de los venados. Sentí algo tan hermoso cuando el viento movía la hierba, como si esa hierba fuera la ventana del Infinito y de la muerte, como si detrás de mi percepción ardiera un espejismo y mi cuerpo fuera una alucinación.
Sentí también todas las viejas tristezas, convertirse en una canción que no tenía qué ver con ninguna de ellas pero que llevaba el corazón de todas en una barco de cartón sobre sangre de mariposa.
Y luego me puse algo mística... de la pureza, de la médula del Amor que debería unirlo todo desde un poema que no es de nadie y que no sabe el nombre ni la historia de nadie y sin embargo entra en él todo.... Y pensé con contradicción en mis desarraigos de la marginación y mis apologías a ello, y me sentí algo oscura y con una especie de remordimiento.., pensé que debería de arreglarlo, que debería de sentirme humana entre los humanos y amar y debería leer en sus ojos las mismas profundidades y laberintos que en mi papel roido y en mi jodido espejo y en el horizonte. Pensé que no es bueno el camino que tomo como si fuera de otra especie y planeta. Pero no se me ocurrió cómo arreglarlo y me dije que lo dejaba para otro momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario