HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado en los prados hasta que se cayó el sol por la montaña... es muy bello observar como en esos últimos cinco minutos, la sombra baila y va ocupando el valle y trepando la montaña. He ido a ese lugar tan bello, donde nadie me ve, pegada al río y cubierta por detrás por los chopos y unas viejas cuadras donde no hay nadie. He comido una naranja y Kavka también comió algunos gajos. Me quede esperando a sentir la belleza y algo ensimismada entre ausencia y sinfonolas. Y luego tuve un violento deseo de caminar río arriba con Kavka. Así que tenté a Kavka a meterse al río.. pero él tiene miedo, porque cuando se cayó la otra vez del puente, casi se ahoga y lo arrastraba la corriente. Así que me metí yo... y crucé al otro lado y lo llamaba. Kavka me ladraba. Yo corría para alejarme y tentarlo a cruzar el río, pero él me perseguía desde el otro lado del río. Así que volví a buscarlo. Y se puso muy contento. Y yo lo metí a la fuerza al río... y se sentó en el río.. y en unos segundos lo dejé marchar. Estoy segura que la proxima vez ya no tendrá tanto miedo. Como cuando de chiquitin temía bajar las escaleras, le obligaba un poco y se subía en mis rodillas y yo bajaba de una a una sentada. Y al día siguiente bajo corriendo las escaleras.  Hacía un día primaveral. Luego fui a tocar el tambor en otro lugar.... y el tambor hacia eco en el monte. Y eso me lleno de embrujos y de una sensación fascinante. Llegué a algunos lugares importantes que volaban como gorriones. A la luna sólo le sobra un mordisco para ser entera. Vi cruzar una especie de garza... cuando estaba en trance. Era tan hermosa. Tan salvaje. Parecía llevar en ella la memoria de la nieve. En un momento del trance con el tambor, Kavka por algún motivo que aún no comprendo, salió de donde estaba escondido y vino corriendo en vertical hacia mí, se me avalanchó y caimos los dos rodando a la hierba. Lo curioso es que gracias a ese golpe en la espalda y movimiento brusco y carcajada, cuando retomé el trance me sentí mucho más viva y fui a un lugar más luminoso. Tengo la sensación de que Kavka ve cosas que yo no puede ver y que me protege de un modo muy profundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario