HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado limpiando la casa. Todo estaba muy abandonado. Pero seguirá estándolo cuando pasen unos días, es así desde hace mucho. La relación con lo material está herida de muerte en la absenta de un lejano sueño. Yo crecí en busca de un poema que no conocí y que seguramente nunca encontraré, apenas conozco la fuente de su alarido en las noches de tormenta, cuando una clandestina esperanza se despierta como una jauría y como una semilla que vuela bajo la lluvia. El frío ha sido el verdadero gesto de la desconfianza de la ley de gravedad en esos poblados en ruinas que caminé contigo cuando ninguno de los dos importábamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario