HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado por la nieve. Muy silenciosa y muy lejos y feliz, sin palabras. Hacía sol y una salvaje posesión en el reflejo del chopo y la nieve. Estuve durmiendo un rato sobre la nieve, y no sentí ni que me mojara ni su frío. Sentí un abandono de mi corazón a su fuego flotante. Y me deje ir por ese sueño y todavía estoy mezclada, sin sombra, sin letra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario