HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado poseida por esos prados, sentí una inmensa belleza, durante un rato, cuando pisaba la hierba, recordé cuánto amaba de niña andar descalza en el verde.. pero fue un recuerdo que volvió, desde la poesía de lo vivo, desde todos los sentidos y la avalancha. Fue algo medio sagrado. Todo el viaje lo fue... fui consciente de una sombra primitiva en el rasguño de mi metáfora y de mi vacío. Fui consciente cuan peligrosa y sádica enemiga de mi vida fui. Y tuve un canto de reconocimiento en mis precipicios... hacia la mar. Caminé lejos... entre la hierba, los chopos, a la vera del río... por el valle... y sentí una poderosa atmósfera mágica. Llegué a conclusiones muy importantes que se quedaron escritas en mi agua, no en mi pensamiento.  Sentí que bailaba al caminar. Y también sentí mucha mierda que sacar.... de lo que se ha ensuciado en la tierra y lo que yo también ensucié en mí contra el amor.
Hace un día de verano. Fui con un vestido de tirantes.... me sentí conectada a mi lado femenino y a la plenitud de mi soledad y de mi ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario