HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado tocando el tambor.... llegué a un lugar muy hermoso... sólo tuve una visión visual clara.... la tierra venía deshaciéndose hacia mi ombligo, venía corriendo y despeñando su pasado hacia un lugar incognoscible. Todo lo otro en el viaje fue silencioso... con la velocidad sobre el tambor.... en algún momento sentí la ventana de la muerte, ese lugar donde perdí la respiración con la yerba del diablo. También tuve la sensación de que había cuatro manos golpeando el tambor. Y algo raro... hacia el final del trance, donde el tambor era un hueco, sentía fisicamente que ya no era plano.... como si se hubiera hecho una pirámide invertida.  No hay ley sobre el trance. Hay secuencias de sonido. Las secuencias a veces se repiten durante mucho rato. Pero sólo se llega desde el Presente... Hay que contar con la entraña, con la noche, con el viento, del ahora mismo, con la vehemencia y la desesperanza. También tuve otras sensaciones.... en una parte yo sentía que estaba hundida en la tierra... antes había bajado como un pozo... y luego tuve la sensación de que una serpiente bailaba enroscada en mi cuerpo.. y empecé a hacer eses con mi espalda. En algún momento llamé a la serpiente. Y al final del trance.... toqué de otra manera... moviendo mis brazos hacia afuera... luego dejé de tocar y me levanté aún algo levitante... y moví mis articulaciones y mi espalda como una necesidad de armonizar los rayos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario