HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado tocando el tambor... echada en el viejo sofá. Y he sentido algo muy hermoso. Un deseo de carcajearme como si estuviera abrazada a un hilo de estrella, desde mi vientre, desde mi sombra. Un sentimiento de amor y de aire. De cuenco y de pintura. De aquí... sinfonola de sal en un sueño, como el salto al vacío del infinito y la desnudada arena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario