HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado un rato por los prados... había una inmensa belleza y sensación de nacimiento. Me sentí muy leve, flotante, estuve viendo un hormiguero, era como una montaña en miniatura y ya había cientos de hormigas entrando y saliendo. Ya llega la primavera. Hoy tuve un deseo de meterme por el pueblo... y tuve algunos recuerdos de mi infancia... sobretodo cuando estaba en el parque y me acerqué a beber agua a la fuente.. y Kavka también bebió de una fuga que encharcaba el suelo, en ese instante sentí que el Thor estaba allí y tuve una especie de deja vu. Mi relación con éste pueblo ha sido tormentosa y fría. Llevaba mucho tiempo sin querer ir a los montes ni a ningún sitio. Desde que está Kavka he vuelto allí y eso me ha devuelto un latido y un lenguaje con lo abstracto. Ahora es el atardecer, esa luz tan bella anaranjada con sabor de luna y de distancias que ya no dolerán amor en tus cristales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario