HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He ido a por tabaco y pan, bebida de avena y un paquete de café. He vuelto a fumar demasiado... algo en la contrariedad del verso me ha metido ese ansia..... Me he sentido otra vez viva... al caminar en el paisaje nevado... al dirigirme hacia la flota del naufragio entre esas pestañas de whisky y tambores. A tu lado, cien siglos bajo tu distancia. Así han sido los verdaderos vínculos.  He hablado con la gente de la tienda, mundanamente... y eso me ha dado una especie de música... de atmósfera en el pasadizo del teatro y el amor de las algas. He tenido tantos destierros en mi mano golpeando el piano y la puerta de las llamas... que a veces, rozar, el mundo de los humanos sin sentirme una extraterrestre me persigna pasiones y caligrafía de playas.  Aunque otra cosa es intimar. Y al intimar vuelve Fransquestein a hacerme tirabuzones en una habitación de madera con incienso de rosa y de cuchillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario