HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He llegado ahora a casa.. y el buho de anoche está otra vez aquí.. se oye su canto cerca, aunque tengo entendido que el canto de los buhos se puede oir a bastante distancia. He dejado la persiana abierta y he apagado la luz para ver si por alguna casualidad se posa en algún árbol del patio y lo puedo ver. Me hace mucha ilusión oirlo. Es como si cantara el misterio del bosque y lo desconocido se dejara sentir un instante en el escalofrío de la efervescencia. Sigue cantando... lo hace más o menos cada 30 segundos. Aunque a veces se calla un par de minutos.
He estado por el río.. y me pasaron cosas muy raras, medio oníricas, medio inexplicables. Estuve tocando el tambor entre los chopos. Y en algún momento del rato que estuve alli detenida, no sé qué raro enfoque o desenfoque, puse en la mirada a la naturaleza... que desaparecieron los árboles y los arbustos, se volvieron moléculas medio cenizas, medio energéticas... y entonces vi, extrañas cabezas de criaturas medio imposibles.... alguna me daba un poco de miedo y alguna era como el corazón de los árboles y la magia. También apareció un rostro nítido de una anciana..... yo lo viví como una especie de sueño................. En algún momento sentí como un golpe del paisaje que me llegó como una energía que golpeó mi cuerpo y sentí que eso era bueno para mí.. que eso me curaba y me ayudaba a navegar. Como si hubiera atravesado otra noción más profunda del espacio. Y luego fui a correr con el perro más lejos.... y me tumbé en la hierba.... era tan hermoso el valle... a lo lejos las farolas encendidas.... y tanta vida entre la hierba. Estuve jugando como si fuera niña y rodando a tornillo por un prado que caía en cuesta. Y eso me hizo carcajearme... de forma absurda y liberada.. me entró una rara alegría y luego me abracé al perro mientras llegó la noche. Y volvimos los dos por el medio de los prados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario