HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He sacado un montón de basura. He dejado abierta la puerta de la calle... siempre estaba así cuando vivían los abuelos.. siempre entraba el viento. He fregado cuartos que no se fregaban desde hace más de un año... He abierto ventanas... He quemado incienso como conectando el humo con aquél amor primitivo que hoy está lejos para que vuelva. Al barrer encontré un cadáver disecado de una inmensa cigarra... pensé que tal vez era la misma que grabé en el pasado septiembre. La casa parece otra vez una casa. Ando vestida como de verano, con una camisola corta y una falda. Todo huele a verano. Hasta tu olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario