HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy he llorado al escuchar aquella canción de guerra. Y porque hablé con una amiga que llevábamos lejos muchos meses. Y porque yo sigo lejos, y la belleza canta entre las estrellas paraisos que no se quedan más de 10minutos. Porque enterramos tantas veces el corazón, en tumbas de arcilla. Pero seguimos en pie. Aunque sea con la cabeza por delante, girando como cucaracha boca arriba. Porque es tan bella la vida aunque nunca nadie le encuentre un sentido. Hemos vivido siempre en el cristal. Cuidando de los perros del callejón y de las pulgas. Siempre bajando escaleras que no llegaban a ningún lugar. Soñando un Amor que le devolviera el poema a cada parásito y cacho perdido de leña. Y encontrándonos en la acera sujetando una pared... con moratones en medio del cielo. Y una sucia botella de vino llamando a los cangrejos. Porque nuestra historia siempre fue la de los naufragios. Y aún así yo como aquél... también espero que broten hojas del olmo muerto.  Aunque la casa se caiga a pedazos. Aunque la memoria no tenga flores para tantos cementerios. Espero un día que lo extraordinario me susurre al oido y me devuelva a la mar. Voy hacia allí, aunque me encuentre antes la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario