HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy me he despertado distante y dolida... anoche no podía dormir y llegué a un lugar de pesadilla, de gritos sobre las tormentas.. de recuerdos demasiado abstractos y perdidos. Y hoy me despierto con esa sensación de oscuridad. Tengo que volver a conectar con el silencio. Conmigo misma. Con la atmósfera que flota y con la verdad. Ese verdad de las espigas y de los ríos. Escalar el sufrimiento hacia una oquedad que canta.
Está lloviendo. Se me retuerce dentro una palabra desangrada. Una distancia que llora sobre algo que no abarca la letra. Pero hay que irse de aquí. Sé porque me ocurrió esto. Por meterme en un lugar en el que yo no tengo nada y por darme cuenta de ello, al forzar una antagonia que azotó en la soledad el lirio desvalido. Fue al llegar a ese lugar del llanto.... sobre esos moratones del estar muy lejos de casa. Fue descender a un lugar de la conciencia donde todo llega como una trampa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario